viernes, 17 de octubre de 2008

¿Cómo hacer para que su hijo abandone el chupete?


El Dr. Botarate responde.


Hola Doctor.

Quería preguntarle qué puedo hacer para que mi hijo deje el chupete. Ya intenté de todo incluso amenazarlo de muerte. Por favor ayúdeme.

Marta, Chihuhahua, Méjico.



Gracias querida Marta por tu pregunta.

Es verdad que no hay nada más tierno que ver a un niñito con su chupete, o chupón, jugando absorto en medio de un mar de chiches y juguetes. Pero esta ternura se torna en preocupación si notamos que ese niño tiene, nada menos, que catorce años.
Por eso, cuando su hijo esté a punto de superar la edad razonable de usar chupete, usted deberá aplicar alguna de estas cuatro recomendaciónes.


Opción 1): Chupete malo, feo, caca.
Trate de que su hijo relacione el chupete con imágenes negativas y repulsivas. Para ello, busque en diarios y revistas fotos de Bush, de Bin Laden, de Carlos Menem y otros próceres y dibújele en sus bocas un chupete. Luego, como si estuviera contándole un cuentito de hadas, relátele las atrocidades que estos personajes realizaron.

Opción 2): Mantenga el espíritu Olímpico.
Durante las olimpíadas de Beijín 2008 vimos disciplinas como el lanzamiento de jabalina, lanzamiento de martillo y hasta lanzamiento de medalla de bronce. Un cubano se pasó de rosca y practico lanzamiento de talón hacia la mandíbula de un árbitro, pero ese es otro tema. La cuestión es que estos juegos recientes pueden facilitar la tarea de que su hijo descubra lo divertido que es arrojar el chupete, incluso más divertido que llevárselo a la boca.


Opción 3): Incentivo monetario.
Hoy por hoy los niños son muchos más listos que nosotros a su edad. Nuestros padres, por ejemplo, a los 25 años todavía jugaban a las escondidas y a la mancha, nosotros nos dejamos de interesar en estos juegos a los 16, y su hijo se aburrirá de ellos a los 5, por eso, a pesar de su tierna edad, entenderá a la perfección conceptos que nosotros empezamos a entender recién en la adolescencia. Nos referimos nada menos que al concepto del incentivo monetario, por eso no dude de acercarse con un billetito de 5 pesos y decirle: “Hay un cinco por cada noche que duermas sin chupete”.


Opción 4): Último recurso.
Deberá usar una licuadora, procesadora o multimix para procesar cuatro o cinco hojas de aloe vera, y luego introducir el chupete en esa mermelada repugnantemente amarga. Cuando el niño se lleve el chupete a la boca, sáquele varias fotos a sus gestos retorcidos por el inaguantable sabor, y dígale: “Si no dejas el chupete cuelgo tus fotos en Internet”.
Es un paso que uno no quiere llegar a dar jamás, pero, es el más efectivo. Si funcionó con algunos jueces de la corte suprema, seguramente funcionará con su hijo.

Espero que mis consejos le hayan sido útiles.

El Dr. Botarate.

7 comentarios:

El Maestro Pelínkano dijo...

Todo sabiduría el Dr. Botarate. Iré guardando los consejos para cuando decida poner huevos y tener pelinkanitos

LUIS TORRES dijo...

Mierda..desde mañana pongo en practica. tu manual es de gran ayuda..y hasta se puede usas ese metodo hasta con niños ke tienden a chupar mamaderas mas grandes gruesas y peludas...

muy bueno.

ElRinconDelTaradete dijo...

Pues la de los Simpsons nunca dejara su chupete!!!

Mariana dijo...

Batallamos por que queremos!! con estos consejos será facil quitarle el chupete a todo mundo!

Funciona para los borrachos?

Cabezón dijo...

como mola tu blog, buenisimo
entra, disfruta y votame en los III premios 20 blogs en la categoria de ficcion
http://elcabezonmolon.blogspot.com/

¤Jû€nðy dijo...

jah!
bueno a mi hermano le hacian "roche"
sip a la edad de 2 años entendia q el chupete era malo.. y lo dejo O.o!

Nanete dijo...

Pos yo siempre fui un niño muy abentajado, creo que no llevé chupete nunca...

Gracias por los consejos, oh pozo de sabiduría y bienestar social.